22/7/07

Diario de un Feo: El Transportador

La reunión fue en la casa de mi amiga Felisa, gran economista pese a su horrendo rostro que nos equiparaba. Ella me había dicho que su puesto de funcionaria le había traído muchos amigos nuevos: “Entre ellos muchas famosas, créeme, esa gente no se fija mucho en tu cara”. Aprovechando la excusa del frío (con eso de la nevada en Buenos Aires y los -20 grados en Río)entré cuasi tapado con el pasamontañas, quitándome lentamente los guantes y la campera fui observando a mi alrededor. Luciana Salazar, Marley, Luli Fernández, Alejandro Fantino y Juan Romanán Riquelme eran algunos de los rostros conocidos, además de decenas de vedettes y bailarinas de la calle Corrientes. Me dije: “Hoy canto victoria, esta noche se produce mi debut sexual en esta orgía de famosos luego de 23 años de vida”. Felisa me fue presentando a todos y me fui arrimando. Tercié en la conversación entre Román y Luli.
-Si Romi, yo creo que les faltó suerte y algunas variantes tácticas, creo que el 5-4-3 que utilizaron los hizo un equipo largo –decía Luli intentando justificar su presencia en un programa deportivo de TyC Sports-.
-Estamos contento porque hemos ganado varios partidos complicados en el campo y todo el equipo se ha brindado por entero para obtener el trofeo –respondió Román con su español que parece extraído de la traducción gallega de Harry Potter.
-Obvio –agregó Luli–. Qué lindo que es Messi.
Decidí alejarme y presencié el intento de Fantino por conquistar a Luciana, alias Luli and Love. El rubio polifuncional chamullaba y chamullaba: Yo me vine de mi pueblito a los 14 años, tenía el pelo largo y rubio, gané muchas minas pero me costó un huevo llegar a donde estoy. Sí, respondía Luciana, a algunos les cuesta y otros tenemos más talento; por qué no te fijás si afuera está nevando…
Los diálogos raros eran un lugar común. Lo único claro es que nadie me daba bola. Marley se la habia pasado en el baño de Felisa y cuando salió todas las minas se le pegaban. Pero él se fue con un amigo. Tres horas pasaron en donde la gente iba y venía, pero ninguno conmigo. Se me acercó Felisa y me dijo: porque te quiero, te voy a contar un secreto. Andá al baño, ahí hay un pequeño estante, una bolsa de papel, meté la mano y sacá un fajo. Cunado salgás, tenés que meterte las manos en los bolsillos; después es cuestión de que elijas con quien.
Dudé, y debe haber sido grande mi duda. En el medio de todo eso vi entrar al baño a Román que se fue con tres bailarinas. Fantino se tuvo que sacar de encima a Luciana y eligió una prometedora vedette. Al fina, me decidí. Entré.
Una vez adentro, sentí gritos afuera. Me dije: “Qué me importa, esta noche la meto. Metí la mano en la bolsa de papel, agarré un fajo, alguien abrió la puerta, me iluminó el flash de una cámara; me detuvieron".
Desperté en cana, alguien me trajo el diario. Era Página 12 y el título principal decía:
Escándalo por la bolsa: atrapan in fraganti al verdadero dueño. Mi foto acompañaba el relato.
En la bajada alegaba: El Gobierno exige disculpas. Otro título más chico señalaba: Cristina se encamina a Octubre.
En la sección deportes hablaban del premio a Luli como mejor periodista deportiva.

Blogalaxia Tags , , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , , ,

3 comentarios:

Horacio dijo...

Una novela intitulada: el chivo expiatorio. casi recordé la realidad argentina, pero luego recordé que vos siempre decís que esto es ficción y por lo visto.. ficción dominguera. es decir, fusilada, fisurada..
abrazo estimado

*MariJu-Pollita* dijo...

Jajajajajaja...
Jajajajajajajaja...
Jajajajajajajajaja...
Jajajajajajajajajajajaja...
Besote^^...
MUA!^^...

LadyinBlack dijo...

Ay Javi, algunos nacen estrella y otros, estrellados. Se ve que sos de los del segundo grupo!

PD: el diálogo de Luciana Salazar estuvo demasiado inteligente como para que esto se confunda con la realidad. Un beso